Trata de INSTITUCIONES

 

Cita

INSTITUCIONES

 

Vidas mínimas en sociedades máximas

La organización de la supervivencia humana en sociedades, marca losdiferentes cuerpos, envoltorios de mentes.
La búsqueda del éxito, del poder en todas sus formas, del reconocimiento ydel amor del otro (real o abstracto)

 oscurece las relaciones y diversas vinculaciones.
Desde las familias a las escuelas y trabajos, las diferentes institucionesdisfrazan como bellezas los dramáticos
acontecimientos del transcurrir existencial. Los miedos, la agresión, los odios, las diversas modalidades de la
destrucción atraviesan las relaciones de intercambio.
En general, corremos de aquí para allá sin detenernos, como si nos condujerancomo las marionetas con hilos invisibles.
Al apoderarse de nuestros sentidos y empobrecerlos, actuamos como cobayas o ratones de laboratorio de las
 desiguales sociedades, jerarquizadas en pirámides de poder: pocos arriba y muchos bajo obedeciendo hasta la muerte.
Cada uno pelea un puesto en ella, aplastando a los otros que son vividos como enemigos.
Respetamos lo establecido como ley divina, convencidos por los discursos delos encargados del saber: sacerdotes,
 economistas, militares, políticos, empresarios, médicos.
Estos discursos construyen nuestros cuerpos, domesticando las mentes que portamos como sombreros.
Desde niños aprendemos a obedecer inconcientemente, a respetar los poderes y autoridades, para evitar castigos
y recibir aprobaciones. Somos complacientes con los de arriba y maltratadores con los de abajo.Los superiores
son mejores, alcanzaron el éxito, saben vivir esta vida. Debemos imitarlos, seguirlos, tratar de alcanzarlos.

Desconocemos y olvidamos la historia de la humanidad: su crueldad y violencia constante, el imperio de la ley del

más fuerte y malvado. Las palabras esconden las actitudes e intenciones. Más bellas parecen,monstruosas acometen
sin provocar dolor ni una mínima reflexión. Un mundo unidimensional crece encabezado por el terror en todas sus formas.
Lo peor de la humanidad conquista los espacios vitales. Sólo el arte resiste la crueldad.
 
Minorías aisladas unas de otras intentan preservar algo de amor ante tanta guerra.

Los pensadores somos privilegiados. Tenemos una posición intermedia en la pirámide y cierto poder de gobierno

con respecto a nuestros receptores, clientes o pacientes.Declamamos belleza tapando tanto horror; inventamos
palabras curadoras, futuros posibles y mejores, ignorando los condicionamientos estructurales, embelesados por
las palabras- imágenes veloces, bombardeadas por la industria cultural. A veces adquirimos coraje para decir la verdad
momentánea, transitoria, fútil.
Pero tememos perder nuestra escasa posición o escalón. Y volvemos al refugio de la sabiduría, olvidando las buenas intenciones.
Y la nave va…

Dr. Alejandro Wajner
2003

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s